robots gestionando proyectos de tecnología

robotsLa informática nace de modelos matemáticos complejos, la programación en si misma sigue una lógica matemática de procesos. Tiene sentido que así haya evolucionado la informática hasta ahora y que por ende las personas idóneas para el desarrollo de proyectos informáticos sean informáticos y tengan esa forma de entender las cosas.

Pero la informática ha cambiado, ha cambiado el foco y ha dejado de centrarse en la programación en si misma, para centrarse en el usuario que la utiliza.

Si la informática ha dado un giro para centrarse en las necesidades de quién utilizará esa tecnología, es importante que la gestión de proyectos tecnológicos dé el mismo giro.

En tecnología la gestión de proyectos es realizada por informáticos senior que gestionan los proyectos con la misma lógica matemática de la informática, pero que llevada a la gestión de proyectos acaba tanto con el gestor como con los gestionados convertidos en robots.

No existe ningún momento en la definición del proyecto en el que se gaste una neurona; se siguen procesos casi automáticos igual a como lo hace un robot. En cualquiera de las fases de un proyecto o en cualquier nivel jerárquico, el robot que se salga del camino matemático lógico definido por el robot senior, pasa a ser una amenaza para el proyecto y la solución es apartarlo de la línea de producción. La gestión de un proyecto para un robot es muy simple: se recibe un pliego (una petición por parte del cliente con los requerimientos técnicos), esa es la orden que activa este proceso automático; con esa orden se selecciona una de distintas plataformas (casi siempre eso ya viene impuesto en el pliego) y se asigna jornadas de desarrollo dependiendo de la plataforma seleccionada; jornadas de desarrollo de otros robots con menor experiencia, capacidad o suerte (lo que podría ser un robot-consultor informático chusmilla), luego se controla que todo el proceso siga ese camino lógico hasta la finalización del proyecto. Pero aún es peor, al acabar el proyecto no se ha aportado nada al cliente, no ha se perdido el tiempo en pensar, ese acto que es un sacrilegio para estos robots; tampoco se ha aprendendo nada ya que cada robot funciona independientemente cumpliendo su rol en el desarrollo y no existe ni sinergia, ni trabajo en equipo ni 2+2=5 ni nada parecido; se acaba un proyecto y luego viene otro, y otro.

No estoy en contra de los informáticos, sólo creo que deben dejar de pensar un poco como robots y entender que el código que están desarrollando tiene como único fin mejorar la vida de personas, tan de carne y hueso como ellos. El punto importante es otro: acabar con la gestión de robots en proyectos tecnológicos actuales y cambiar a un modelo centrado en las necesidades del usuario; pero esto requiere una visión más amplia y otros perfiles que ayuden a la definición conceptual del proyecto y a entender las reales necesidades de comunicación de un usuario con la tecnología que desarrollamos.