momentos de brainstorming

Creo que los mejores momentos de brainstorming me vienen cuando tengo parte de la cabeza ocupada en procesos automáticos, como si el cerebro tuviera dos secciones y como que una entorpece a la otra la mayor parte del tiempo, entonces cuando tengo a una de esas partes de la cabeza realizando tareas automáticas, la otra se libera y comienza a desatar todo tipo de ideas.

No son momentos en los que me siente a pensar o a buscar ideas, sino todo lo contrario, son momentos en los que estoy ocupado haciendo otras cosas, cosas sin importancia, realizando tareas automáticas como conducir o bañarme; en el coche de camino al trabajo o de camino a casa voy conduciendo automáticamente por el mismo camino que hago día tras día durante años; dentro del coche lo veo todo con claridad y las ideas van fluyendo kilómetro a kilómetro. Por ejemplo en la ducha alcanzo los mayores momentos de iluminación mientras automáticamente me voy bañando y lavando el pelo.

La mayoría de las ideas, buenas y malas, quedan en stand-by cuando vuelvo a la normalidad pero me vuelven a la mente en mi siguiente momento de brainstorming.

La ilustración es de Alberto Montt

brainstorming