iPhone

“hay cosas más importantes” – lo sé.
“no logro entenderlo” – lo sé.

Al principio yo estaba tan contento con mi iPod foto.

Hasta que apareció el iPod video y una fiebre consumista hizo que enloqueciera y me comprara uno cuando acababan de salir.

Hice un trueque con mi papá que se quedó con el iPod foto. Hasta ahí todo bien.

iCurse

La maldición empezó en agosto del 2006, al mismo tiempo que a mi padre se le estropeó el iPod foto sin arreglo y quedó convertido en un ladrillo caro, fue cuando un día en el metro se me cayó el iPod al suelo y se me quebró la pantalla.

Al principio no fue tanto, pero la mancha negra se fue apoderando de todos los pixeles de la pantalla hasta que ya no se vio nunca más nada. ¿y ahora qué hago? busqué en foros sobre enviar a reparar la pantalla y la gente decía que les cobraban unos 200 euros por lo que salía casi igual que comprarse uno nuevo.

No me valía la pena comprar uno nuevo porque todos los rumores (hay muchas páginas como esta que rumorean en torno a los productos de Apple) apuntaban a que Apple renovaría los modelos de iPods a final de año (a final del 2006).

Para navidad no pasó nada, pero el 9 de enero Steve Jobs anunciaba el iPhone: impresionante. A la venta a partir del 29 de junio del 2007.

iWait

Me espero.

Y esperé a que saliera en USA, luego en UK, Francia y Alemania; y seguía esperando a que lo lanzaran en España, mientras tanto Apple lanza el iPod Touch; no lo quiero porque si me compro el Touch no tendré dónde metérmelo cuando salga el iPhone, yo prefiero esperar.

Hasta que Steve Jobs anuncia el nuevo iPhone 3G. A la venta en España el 11 de julio (coño! justo estaremos en la playa ese día).

Como sabía que vendría con Movistar y yo tenía Vodafone, me aguanté de cambiar el móvil todo este tiempo para no estar atado con contratos de permanencia y poder hacer la portabilidad de número (cambiarlo de vodafone a Movistar). Me jodía un montón ir con esa patata de teléfono (imagen inferior) casi 3 años.

Llega el día. Yo buscando el iPhone en San Carles de la Rápita y la Ametlla del Mar y nada, imposible. A la semana siguiente, de vuelta en Madrid nos vamos con Irene por la mañana a la tienda de Telefónica en Gran Vía; ya no quedan iPhones negros pero a mi me da igual porque lo mío es portabilidad y eso tarda más y ya sabía que me iría a casa con las manos vacías. Hice la portabilidad y a casa a esperar.

Una semana, dos semana y nada. Llamo y me dicen que la portabilidad está rechazada porque la pedí a nombre mío y el número estaba a nombre de Mariajo; fuck! mi culpa. Tendría que ir con Mariajo (y por motivos de logística también con Alicia) a pedir nuevamente la portabilidad. Lo intentamos en otras tiendas que quedaban más cerca pero les daba un error al hacer la solicitud en la aplicación de Movistar (supongoque no debe estar desarrollada por nosotros). Me dijeron que tendría que hacerla otra vez en Gran Vía. Otra vez cola, con el coche de la niña y todo, Mariajo volvió a pedir la portabilidad de mi número y todo ok, nos mandaron a casa a esperar.

Otra vez: una semana, dos semanas y nada. Llamo a Vodafone y me dicen que no se ha solicitado la portabilidad y que llame a Movistar; los llamo y me dicen que tienen un poblema informático con algunas portabilidades y el sistema no permite hacerlas y que está bloqueado y que levan todo el mes así.  Llamo un día, y al siguiente, y al siguiente para ver si se arregla y nada.

Más de un mes después de que salió a la venta, me aburro y decido a hacer un alta nueva (así lo podría haber tenido el primer día); tengo que pagar más y además pierdo el número que llevo usando desde que llegué aquí hace casi 7 años. Todo mal.

Otra vez colas, esperas de casi tres horas con Mariajo, Alicia y mi hermana Carolina y al final salí con el puto teléfono de los huevos.

Llego a casa, lo abro y veo que tiene un fallo en la pantalla (ya estaba por tirarlo por la ventana). Llamo a Movistar y me dicen que no me lo cambian, que tengo que pasar a la tienda (a hacer un ratito de cola) y enviarlo a garantía de apple, que tarda unos 10 días. Al final mis prisas tampoco sirvieron de nada porque me quedo sin el teléfono otra vez. Mientras tanto, esta misma semana, Mariajo y Nuria (que trabaja conmigo) pidieron el iPhone con portabilidad desde Vodafone (para no cambiar de número), en la misma tienda de Gran Vía y en menos de una semana ya tienen el iPhone en sus manos (con su número de siempre), manda huevos.

inJusto

Después de años en que yo he hecho un branding gratuíto de la marca (apple), recomendándola dentro de mi círculo de influencia (que no es menor); años en los que he convencido a mucha gente de cambiarse a Mac (y también de comprarse iPods, iPhones y hasta iZapatos), lo justo sería me hubieran enviado un iPhone a casa o cualquier cosa menos hacerme pasar por todas las molestias que he pasado para al final perder mi número y a día de hoy estar sin iPhone.
“hay cosas más importantes” – lo sé.

ACTUALIZACIÓN 1: Después de montar un pollo el sábado (la misma tarde del post) en la tienda de Movistar de Gran Vía 28 me cambiaron el iPhone fallado por uno nuevo; eso después de 3 horas de esperas y malos ratos.

ACTUALIZACIÓN 2: Al final de todo tengo el iPhone y se ha trasformado en una extensión de mi mano.

6 Comments

  1. la verdad Claudio que después de conocer varios casos como el tuyo, y tener amigos, los mejores, currando en Movistar, sigo pensando que me quedo con mi Ipod touch de 8 gb y en cuanto pase la fiebre de todos los que lo quieren como capricho, entonces se lo pediré a Telefonica. Para muestra: hace dos semanas volví en bus de Alsa desde Santiago de Compostela a Madrid, y en el bus clase supra decían que tenían wifi, genial así podía postear mi último día del camino de santiago. No conseguí conectarme y pedí a una pareja, de unos 22 años, que llevaban 2 iphones 3g que intentasen conectarse, mira que es fácil, pues no sabían hacerlo. creo que vamos a esperar tiempo por nuestros iphones porque los niños de papa lo quieren los primeros, cuando no saben ni para que sirve.

  2. Me parto con tu cabreo! Aún en ese punto?!! No desesperes! Bss desde el olvido.

  3. Uf.
    El consuelo sería que: “lo que cuesta, es lo mejor”.
    Yo por ahora iPhone no… ahora ando con un Nokia monocromático del año del cuete…

  4. Kike, es cierto, aunque yo ya me casé con Movistar diciendo que si a todo.
    Además desde un principio lo mío siempre ha sido 99% capricho.

    Guty, lo importante es que funciona.

    Irene, no estás en el olvido; me pasó igual que a ti cuando pusiste mi número en tu iPhone: dislexia con los dedos.

  5. Si, la verdad que si…
    Yo, como te dije, ahora majeno uno super antiguo… siempre me han gustado los celulares modernos, pero tengo muy mala suerte con ellos, siempre se me rompían, es por eso que hace un par de años me dije “no compro más calulares modernos”… y me quedé con uno que había en casa que ni color tiene…
    Algo sobre eso escribí en mi blog
    http://www.jguty.com/definitivo-soy-el-terror-de-los-celulares/

  6. Primo!

    Me imagino que después de todo eso, lo único que puedes hacer es disfrutar lo más posible tu nuevo…. “juguete”. A mi eso de la tecnología, me flipa ene, pero lo más que tengo es un Ipod nano Segunda generación…. y ni si quiera es mío xD, es de mi polola. Mi celular es una basura (juro solemnemente no volver a creer en Motorola) y eso.

    Muchos cariños a ti a Mariajo y a mi sobrina amada, que aunque no la conozca, aún, ya la amo =)

Comments are closed.